28 de mayo de 2008

De boda en boda y tiro porqué me toca


Bueno pasados unos días para recolocar mi agenda he visto que no tengo ninguna idea buena para poner en el blog.


Había pensado hablar sobre la diferente fauna que hay en cada boda, se repiten roles y tópicos que son esperados y si faltan les les echa de menos y la boda ya no es tan "boda".


Primero estamos "las amigas", las que días antes lo tenemos todo previsto: depilación, manicura, peluquería, peelings, encontrar vestido+zapatos+complementos, comprar el regalo y preparar alguna que otra sorpresa cuanto más emotiva mejor y el premio son las lágrimas de emoción de los novios. Somos ese grupo "disfrazado" de etiqueta que nos sentimos como pretty woman y estamos un poco histéricas y estamos colgando del brazo de nuestras sufridas parejas ya que nos hemos comprado unos zapatos de metro y medio de tacón y necesitamos un refuerzo para caminar. Nosotras ya estamos llorando solo de ver el novio y soltamos un Oooohhh mayúsculo cuando la novia entra en la iglesia o dónde se oficie la ceremonia. Una vez pasada la ceremonia nuestros ojos actúan como un escaner y captamos todos los detalles, los defectos de cada uno de los presentes, todo se guarda en una parte del cerebro y se repasa en corrillo (como en una reunión de espías) en el aperitivo, entre martinis y canapés de algo exótico a más no poder.

Aquí entra el tema aperitivo: os puedo jurar que en alguna boda he comido algo que me ha gustado pero no he logrado identificar. Mi novio me pregunta: - ¿Está bueno? y yo: Pffi (tengo la boca llena) y él: ¿Qué es? . Yo: "Ni iffdea" y salgo corriendo detrás de otro camarero con una bandeja llena de vete tu a saber qué. Me vuelvo loca en los aperitivos, parece que no haya comido en tres semanas, lo engullo todo, lo quiero probar todo y beberlo. Si en un aperitivo hay una gran cola, solo puede ser dos cosas: la barra de bebidas y la del jamón ibérico.

Por ahora lo dejo aquí. Pero el tema bodas da para mucho, mucho.

9 comentarios:

Nauzzet dijo...

Uii jo amb el que més disfruto és amb els postres! M'encanten!

ivisca dijo...

heheheeh! es verdad,los aperitivos están de muerte!! yo siempre quiero contenerme para poder probar luego la cena pero no consigo nunca llegar a los postres de lo llena que estoy!!! Y eso la tarta de novios sería uno de mis platos favoritos!!

Daenyel dijo...

Oye, pues sí; has elegido muy buen tema para esto de los blogs.

somiador dijo...

hi ha alguna boda ala vista i jo no m'he enterat?? Crec que vas anar a una fa poc, no?? uix, estic pitjor que el temps!!

Josep Lluís dijo...

I jo, entre tants casaments, me he de tomar un poco de sal de frutas...

Orleans dijo...

Hace mil años que no voy a una boda.Aparte de que no me gustan demasiado,existe el hecho de que nadie a mi alrededor se casa.En fin,en caso de que se diera esa situación,no dudaría hacer cola en el apartado de ibéricos;y sí es jamón de Jabugo,mejor que mejor.

JoCkEy dijo...

Yo tuve una época hace 5 añitos que cada mes tenia una boda, algo exagerado desde entonces no he vuelto a ir a ninguna xD.

Lo de los roles es algo curioso, yo siempre me limito a pasar desapercibido ^^!

Saludos!

Igrein dijo...

Jajajaja!!! Es verdad... las amigas somos horribles en las bodas...

En las mías mi amigas me hicieron llorar a más no poder... que desastre..

Un besote!

Kalikrates dijo...

¡Jolin que brujas sois!, despellejando al personal en corros y atacando los aperitivos cual filibusteros al abordaje.
Solo te ha faltado la foto del salto en plancha de todas las amigas a por el ramo de la novia, no porque querais casaros, sino por montor follón.
Un abrazo