14 de julio de 2009

FALTA DE IDEAS


Pienso, rebusco y me "restrujo" el cerebro, nada me llama la atención para comentar en el blog, tengo la mente centrada en el trabajo, que me absorbe de mala manera aunque no lo disfruto. Pero ahora perece que quejarse del trabajo mientras estás con amigos, siempre tiene que salir alguien con la frase: "eso quiere decir que tienes trabajo", es decir, te están diciendo: no te quejes. Puajj.

Quiero vacaciones, quiero viajar, quiero.... y no puedo. tampoco debería quejarme, el pasado otoño me pegué un buen viaje a Singapur y Bangkok, pero no me llena, tengo sed de más. Aun no se qué busco en un viaje, no se qué me aporta, ni siquiera se si me enriquece, pero me ayuda a desconectar de mi vida rutinaria, de mis puntos de vista, de los puntos de vista de la gente que me rodea, las vacaciones son un punto y aparte. Me permiten mirar mi vida como si yo fuera otra persona y para que esto sea así, necesito irme lejoooos y a poder ser con otra gente que no sea mi entorno social diario.

Bueno pues eso, que estoy perdiendo mi punto ácido, mi ironía y no se me ocurre nada para el blog y no quiero dejarlo, no quiero que quede en el abandono.

A ver si tengo un día entero libre y así centro mi mente en algo que no sean plannings de ocupación, organizar limpiezas y clientes con quejas y propietarios que se quejan que este año no tienen tantos beneficios.

A ver si me toca una lotería grandota y escribo mi blog desde la otra punta del planeta.

7 comentarios:

Kenneth dijo...

A ver si me toca a mi también.

El día a día está plagado de anécdotas susceptibles de ser contadas. Quizá con un poco de salsa brava (humor + sátira) por encima pero en cualquier caso haberlas haylas ;-)

kpa dijo...

el trabajo es que es una maldita condena... y si no estas a gusto, no te voy a descubrir nada.... comparto tu idea viajar cambio de aires, perder de vista segun que caras....

el otro dia me preguntaron cuando me iba de vacaciones, yo les dije: igual me voy y ya no vuelvo.... ya te vendra...

Pampanitos Verdes dijo...

La inspiración es algo que va y viene.
No me extraña que tengas ganas de desaparecer unos días. Tengamos trabajo o no, las personas siempre nos las arreglamos para atarnos a algún tipo de rutina que termina por agobiarnos.
¿Alguna vez te has planteado (o lo has llevdo a cabo) coger vacaciones de menos días pero más a menudo?

Igrein dijo...

Joder, pues a ve si tengo yo también suerte y te leo desde Japón... si eso ya te daré ideas para post... jajajaja!!!

Un besote!!!

Alfred dijo...

Ingrid, seguro que pronto tendrás algún viaje, es cuestión de tiempo. Sino, el año que viene me acompañas a Brasil...

Daraxa dijo...

Ingrid maja! Te entiendo perfectamente, estoy en la misma situación que tú. Somos personas inquietas, y lo que te aporta un viaje de los grandes... no es comparable a nada. Es un subidón de adrenalina para volver con las pilas puestas. Pero a los que no podemos hacerlo tan a menudo como nos gustaría nos queda esperar, pensando que al menos tendremos la oportunidad algún día, y contaremos los minutos y las horas. Ánimo guapa!

Orleans dijo...

No sé, creo que incluso cuando no somos rutianarios caemos en ese desidia.Forma parte de la condición humana esto de aburrirnos, de querer huir, de variar, cambiar, romper...voto por la no-programación.
Huye...cuanto antes mejor...