7 de agosto de 2009

TERROR EN EL MASAJISTA


Ese es el título que resume mis experiencias en los diversos masajistas, osteópatas, naturistas, etc que me han visitado.

He vivido desde casi un acoso sexual-intento de ligoteo bastante incómodo, sobretodo si solo te cubre unas braguitas y una mini toalla y no te atreves a darle una buena bronca porqué la cosa quedó un poco destilada y salí por piernas de la cabina como pude y nunca más se supo de mi en ese spa.


Hace ya unos años que me pude en manos de una naturópata que es un tipo 3 en 1, me curó el dolor de espalda, la migraña y mi caos mental, estaba yo muy perdida en mi vida (ahora se que es normal en mi y que solo yo encuentro la puerta de salida solita) y me guió muy bien. El problema fue que la mujer pensó que era una tipo de madre coraje y cuando al cabo de unos años volví a su consulta me dictaba qué tenía que hacer en mi día a día. Si no pensaba igual que ella se enfadaba y como a mi solo me hace falta que me digan que haga A para que salga pitando para a hacer B pues la cosa no iba bien y me cansé a la 3era consulta de pagar a una mujer que tenía una idea errónea de mi y que además decidía qué tipo de relación tenía que tener con mi familia y amigos. Creo que la pobre está medio chalada de tanto tratar gente neurótica.

Por culpa de mis alergias y mis dolores de cabeza he visitado casi medio comarca en busca de curanderos, terapias alternativas varias y he conocido gente muy curiosa, desde uno que mientras me clavaba las agujas de acupuntura me contaba las tramas políticas de altas esferas y la relación con los extraterrestres, en fin, un festival. Como me cansé de pagar cada 3 semanas para estar tirada sobre una camilla con un montón de agujas clavadas y una lámpara de calor encima mi cabeza sin mejora espectacular cambie de terapia.

Esta nueva terapia fue la más "divertida" (léase con ironía) y la que me sentí más estafada. La consulta duró 4 horas, sí, sí, 4 horas. Lo que me escamó es que para empezar me hizo escribir en un papelito una serie de emociones que me dijo que al final de la super-mega-sesión serían diferentes y mucho más positivas. Haré un resumen rapidillo: la estafadora esta (no la puedo nombrar de otra forma) me prometió que saldría de su consulta 100% mejorada, que su sistema era el mejor y me empezó a rajar de otras terapias. Me empezó con que mis alergias provenían de un trauma que no había superado y que tenía que solucionarlo. Ya empezamos mal, porqué en esa época estaba pasando un mal momento familiar y yo que soy muy peliculera ya empecé a culpar a mi familia de mis males físicos. Os juro que al cabo de 4 horas con el mismo rollo sales de allí queriendo matar a todos lo que te rodean por ser malos, malísimos. En fin, pensaréis que se puede hacer en 4 horas sin bajarte de una camilla y aquí es donde la estafadora saca a relucir su imaginación: que si primero te toca puntos energéticos, que si ahora te pasa unas piedras de cuarzo por otros puntos, que si durante media hora me puso unas gafas con los cristales naranjas para ya no se qué, que si después un masaje tipo japonés. Al final de todo, cuando representaba que yo ya había superado mi trauma y que estaba bien al 100% (palabras textuales suyas) me bajé de la camilla y sufrí una contractura en mi espalda que al quejarme de dolor su única reacción fue decir que su consulta no era "el santuario de Lourdes". Así que mientras soltaba la pasta gansa tomaba la nota mental que allí no me verían nunca más el pelo. Tengo que decir que me llamó muchas veces para que volviera a su consulta que el tratamiento (o sea el sangrado económico) no había acabado.

Otra masajista la mar de "divertida" fue otra de mi pueblo que trabaja en una peluquería. En esa peluquería había otro masajista, que de verdad de la buena que, sí me funcionaba y ese no soltaba ningún rollo de traumas infantiles sin superar ni nada raro, solamente me preguntó si había sufrido algún accidente de tráfico y me aclaró que mis problemas cervicales seguramente venían de ese accidente, etc. Todo muy correcto y pagaba la sesión a gusto. Lástima que se marchó para abrir su propia consulta al quinto pino y idiota de mi volví a la pelu a probar a su "sustituta". La mujer en cuestión era y supongo que lo sigue siendo muy agradable, pero además de masajista, era maquilladora, depiladora, etc. O sea un chollo de mujer. La primera sesión fue muy bien, muy agradable y salí muy relajada. A la segunda sesión estaba yo taaaan tranquila cuando de repente me suelta que tengo un problema con un hombre que no he superado. ¡Ostia! otra que me viene con los traumas de los cojones, pero a ver, me pregunto yo, si tengo un trauma tanto sea actual como de niña y NO ME ACUERDOOOO pues dejarme en la ignorancia, que yo solo pido un pu... masaje muscular y no estoy sentada frente un psicólogo, no?
Pues ella venga decirme que "veía" que tenía un problema con un hombre y claro como te pillan medio desnuda, medio atontada por el masaje pues tu cabeza empiza a retrodecer en la vida y a ver, algun ex sale a relucir, pero nada de traumático, creo que puedo hablar tranquilamente con todos mis ex. Pues la mujer atacó otra vez por el lado familiar, que tenía un trauma con mi padre. Frente a mi sorpresa mayúscula y mi negativa rotunda (pobre padre mío si lo supiera le da un ataque) ella empezó a decir que era algo de mi niñez (otra vez) que seguramente mis padres hicieron algo sin importancia que yo interpreté mal porqué solo era una niña y por eso me he traumatizado de por vida. Vaaaaaaale acepto trauma como animal de compañía pero dejame en paaaaaaaz. Ni falta decir que esa mujer tampoco me ha visto el pelo.

¿Y vosotros teneis alguan experiencia parecida?

6 comentarios:

Anónimo dijo...

M'hi reconec, he passat per alguns dels teus massatgistes!! Ara ja no em passa. Quan arribo a fer el massatge o bé els hi dic que no he dormit en tota la nit, que pateixo insomni i que pretenc dormir amb el relax del massatge o bé que estic una mica sorda i com que a la primera enquesta o comentari que em fan no contesto, em deixen per aixó, una sorda. No t'explico lo relaxants que son ara els massatges!!
Rosa.

Javier I. Sampedro dijo...

Pobrecita la de cosas que te han pasado de visita en esas consultas, tienes historias para hacer un libro lo menos. No sabía que te podía contar tanto mientras te dan un masaje, así iré preparado por si algún día me doy uno aunque por aquí seguro que no me dan la brasa, no sabiendo cantonés, me libro :P

A ver si en tu próximo/a masajista tienes más suerte. Que cumpla con su trabajo, te deje bien y encima no sea caro :)

Un saludo!

Kenneth dijo...

Para la alergia: alergólogo.
Para la psicología: psicólogo.

Cualquier otra cosa: collonades.

Jac dijo...

yo fui a ver a un chorizo de estos porque me dolía un brazo, me dio 45 minutos de friegas con un aceite milagroso.

al final tenia una fisura...

Kalos669 dijo...

Si buscais terapias baratas y chungas de gente no reconocida por sanidad como un fisioterapeuta, a lo mejor la culpa es vuestra por meteros en esa pelicula.

Ingrid dijo...

Kalos669: hombre... baratos, baratos no son. Eficaces no mucho pero una se ha cansado de la seguridad social.