3 de agosto de 2011

ÉTICA

Cuando pido un poco de reflexión sobre lo que está pasando en Somalia es solamente que lo que considero que tendría que ser normal es que una catástrofe así, el mundo entero tendríamos que actuar y no me refiero a que de repente la gente se apuntara en ONG ni que renunciara a lo que tiene para ayudar. Solo pido reacción. Que la gente se le removiera tanto las tripas con esto que fuera lo más normal que a la mínima señal de catástrofe humanitaria las ayudas fueran automáticas.
No reflexionamos, no reaccionamos ante casi nada, vemos las noticias, nos conmueven los tsunamis en países mega desarrollados pero si pasa una guerra, un genocidio o una catástrofe en Africa solo decimos que es normal, que es un continente castigado, que son gente de otra pasta, que hay mucha incultura, etc. No creo que las ONG sean la solución, solo son parches.
Los políticos tendrían que hacer algo, son los responsables, los hemos escogido porqué creemos que actuarán con cabeza. Eso es la democracia.
A veces con solo imaginar que unos extraterrestres nos analizaran como planeta en general, suspenderíamos en ética. Claro que uno no puede pensar todo el día con las desgracias ajenas, nos volveríamos locos, sería insufrible, pero hay un pasotismo extremo en general y eso ahora es difícil de cambiar, solo con educación, educación y educación las siguientes generaciones sean un poco más coherentes con su entorno y sepan que tienen más poder a su alcance que nosotros apoltronados frente a un televisor que nos distrae la mente. Incluso los periódicos anuncian vacaciones de crucero de lujo en la misma página de una noticia de guerra. Y lo vemos tan normal.
Pues de eso me quejo, que no tendría que ser normal.

2 comentarios:

Finestreta dijo...

Tens raó... Ahir ho parlava amb una companya de feina i és molt fort com hem arribat a uns nivells de consumisme extrems i ens sembla el més normal del món... I al costat nostre, gent morint-se de fam i set...

Harry Callahan dijo...

Teniu dos opcions:

· Seguir vivint tal qual, i de tant en tant donar 1, 10, 100 o 1.000 euros a una Ong per callar la vostra conciència.

· Fer alguna cosa de veritat.

La hipocresia no és una opció.

Jo he escollit la primera, com l'inmensa majoria, i m'en faig plenament responsable. Amb el que faig ja en tinc prou i no penso fer res més. Accepto que sóc dels que ha tingut sort de néixer on he nascut i em preocupen poc o molt poc els d'allà baix, els que no han tingut tanta sort com jo. És així i punt.

Ah, per cert... la situació a Somàlia ha sigut així sempre. Ara potser és una mica més greu i han aconseguit captar la vostra atenció, però sempre han estat uns donats pel cul.