12 de marzo de 2013

LA LEY DE MURPHY

La ley de Murphy está presente en muchas ocasiones y cuando se aplica en la mía maldigo a todos los demonios. Lo peor es que la ley de Murphy no afecta a nada grave, ni a la salud, ni al dinero (sí, el dinero SÍ  es importante seamos realistas y nada de filosofadas hippies, budistas, etc), ni a las relaciones, etc.
Para poner un ejemplo:
Sábado por la tarde, tengo que ir a comprar algo que en el pueblo no puedo conseguirlo y arrastro a J. y al peque a que se vengan conmigo. Cómo voy con prisas, no le cambio los pantalones de chándal del peque y tampoco sus deportivas sucias y cómo su anorak está aún en la lavadora lo abrigamos con la parka "de los domingos" y el resultado es el que es: que el niño va hecho una pena, elegante de cintura por arriba y espantoso por abajo. Sentado en su cochecito rojo aun es peor, porqué los pantalones sucios se le quedan en los tobillos y dejan al descubierto los calcetines de colores que no pegan para nada con la parka.¡ Incluso J. se dio cuenta! y justo salimos del parking nos encontramos con esa típica madre, que su hijo va a al misma guardería y que su niño siempre va hecho un pincel  con los calcetines conjuntados con la camiseta, con los zapatos impecables, etc. Cuando nos despedimos J. me comenta: "mira que tenemos mala suerte ahora ésta lo primero que va a decir es que vestimos al niño de pena y que los pantalones le van cortos porqué se ha agachado a ponérselos bien." y yo para negar lo evidente le digo: "no se habrá fijado" y J. me contesta:" noooo que vaaaaa, sus ojos parecían un scaner".
¡Arg qué rabia! por un dia, si un día que dices: va! pero si solo es llegar comprar e irnos, será un momento... y sí, no es grave, pasa el momento te abochornas y cuando lo recuerdas te vuelves a abochornar y maldices al puñetero Murphy y a sus leyes de mierda.
Otro ejemplo:
Mi padre dudaba si ir a lavar el coche o esperar que lloviera esa misma tarde, el cielo estaba encapotado y parecía que iba a llover a cántaros. Al final cómo parecía que no iba a llover, me acompañó al pediatra con el peque y comentó que ojalá lloviese de forma copiosa por un momento y así ya no tendría que lavar el coche. En 30 minutos estábamos de vuelta y sí había llovido y mucho pero justo el rato que no estábamos fuera. Da o no rabia?

5 comentarios:

kira permanyer dijo...

Todo es segun con los ojos que lo mires... dale una vuelta a tus pensamientos y pintalos de azul!

Ingrid dijo...

Kira: pues tines toda la razón del mundo, aunque a veces a una se le resiste el tema de dar la vuelta a las cosas!!

teresa dijo...

Hola Ingrid, Ben tornada!!
et seguirem amb interés. Una abraçada

Marta dijo...

Jajajja, pues te ha salido un post super divertido que los que te seguimos nos sacas una buena carcajada!
Yo siempre digo que si hablan de mí, es porque sus vidas son aburridas, así que de impecables nada, aburridas un montón!

Ingrid dijo...

Martaaaa: muchas graciaaaas. No puedo escribir más porqué mi peque ha secuestrado mi pc!!!!