10 de julio de 2008

Amor y odio estival

Tengo una especie de relación de amor odio con el verano. Durante el verano es cuando más trabajo tengo y evidentemente es cuando menos tiempo libre dispongo pero… aish la playa… una horita en la playa el domingo me compensa toda la semana.
En verano es cuando vienen algunos amigos de veraneo y mi vida social se diversifica y las cenas se multiplican.
Me gustan las noches de verano, tomar el fresquito en una terraza, pasear por la arena al atardecer ( entre 8 y 9 ) coger la bici y pasear entre los campos que encierran el pueblo cuando salgo del trabajo.
Odio no encontrar sitio donde aparcar cerca de mi casa, odio tener que hacer cola en la carretera y tardar 1 hora cuando en invierno solo tardo 20 minutos. Odio ir al super y hacer más cola en la caja en medio de tanto guiri. Odio no poder dormir por la noche muerta de calor. Odio que me entre un cliente guiri y de por sentado que hablo SU idioma. Detrás de mi sonrisa estoy pensando: ¿pero tu gili… en que país crees estar? si me vacilan mucho les pregunto: ¿catalan?¿spanish?¿french?¿english? sorry i don’t speak germany-russian-etc
En resumen mis contradicciones:

amo el mar – odio las medusas
amo tumbarme al sol – odio llegar a casa con un kilo de arena
amo los helados – odio engordarme
amo charlar por las noches – odio dormir pocas horas
amo el ambiente estival – odio las aglomeraciones
amo las terrazas – odio el ruido que provocan
amo dormir con la ventana abierta – odio los mosquitos
amo-odio los guiris (depende del momento del día)

9 comentarios:

Lola dijo...

Hola! no sabes cómo te entiendo, en más de una de tus frases me he sentido más que identificada...
Pero esto no sólo me pasa con el verano, también me pasa con el invierno, la primavera y el otoño, alguna gente,...
En fín, será por mi eterno espíritu de inconformismo, que a veces me trae problemas y la sensación ingrata de no estar nunca satisfecha del todo.
Aunque a veces lo dejo aparte para disfrutar de todo en su máximo esplendor, que tampoco hay que pasarse ;-)
Un abrazo!

Igrein dijo...

Jajjaaja!!!

Bueno, pues leído lo leído, cuando yo sea asquerosamente rica y me compre una isla (que pasa? cada uno se imagina lo que quiere!) ya te llamaré para que te vengas.
Porque como mandaré yo pues se hará lo que yo quiera... y si, se le parece a lo que piensas... será una ciudad con mar pero sin medusas... ni peces ni nada que te pase rozándote la pierna y mueras del susto pensando en "tiburón".
Será con una habitación al salir de la playa donde te meterás y saldrás al otro lado duchado, vestido y listo para ir a tomar una cervecita o un heladito que, por supuesto, en mi isla no engordaran. De hecho, si eliges el de chocolate pierdes un kilo... jajajaja!!!
Claro, yo seré multimillonaria, por tanto ninguno de los ciudadanos trabajará, para que podamos divertirnos todos. Los camareros, ets, serán robots.
Como será una isla estaremos muy amplios!!!
No existirán los mosquitos, ni las arañas, ni las moscas...
Aún estoy en investigaciones para encontrar la solución para las terrazas... pero dame tiempo... jajaja!!!

Ains... que chalá estoy... pero... no me digas que no te vendrías... jajaja!!!

Un besazo!

nerona dijo...

serà tens una relació d'amor-odi amb l'estiu??? i amb moltes altres coses???

Jo també!!!!
Un petonàs!

Ingrid dijo...

Lola: tiene srazón, a veces es necesario desconectar un poco del entorno y disfrutar del momento.

Igrein: Por dios, secuéstrame cuando seas hiper mega billonaria. Yo quieeeero ir a tu isla maravillosa. jajaja me he reído un rato.

nerona: jejejeje sí, és totalment un lio entre estimar i odiar l'estiu i el que representa.

BESOSSSSS FRESQUITOS PA LAS NIÑAS

Nuria dijo...

Aisss...com t'entenc! Jo l'únic que podría salvar de l'estiu són les vacances, però sens dubte prefereixo l'hivern. Massa calor (tot i que a Galicia estem més fresquets) i massa familia pel poble.
Petonets!!

Orleans dijo...

Lo que me parece una putada,y lo digo en serio,es que te tires todo el año en un pueblo que casi te pertenece porque hay espacio de sobras para brincar,correr,caminar;y de pronto,de una semana para otra;cuando el clima se torna tropical,todo,absolutamente todo,tenga que ser compartido con gente que viene de fuera por unos días y pase incluso de respetar nuestro entorno,espacio,ambiente,idioma,etc.Es lo que tienen los pueblos costeros...que en verano ya no nos pertenecen.Paciencia.

Noctas dijo...

Amo-odio los guiris. Bueno supongo que un Sueco guapo a las dos de la mañana después de hebar tomado unas copas y de haber simpatizado con él debe ser un buen momento para no odiar a los guiris..saludus

Marta dijo...

Amo el otoño y todo lo que conlleva!!!.

Jesús M. Tibau dijo...

tot té una part bona i una de dolenta a la vida