21 de julio de 2007

SENSACIONES VITALES


A ver, repasando un poco mi viaje a Japón, la mente se llena de varias sensaciones: alegría, curiosidad, cansancio, asombro, desencanto, etc.
Lo que aprendí:
Que si una quiere puede, jejeje.
Me sorprendió la facilidad con la que me "adapté" a la inmensa urbe que es Tokyo. Supongo que mis años en Barcelona me ayudaron un poquillo. Tampoco era la primera vez que viajaba sola, aunque esta vez dejé a mi novio en casa solito y yo de parranda por 3 semanas!!!
la primera vez que me monté en un avión sola fue en el año 1998 para irme un mes a Vancouver (Canadá) a estudiar ingles. Este fue el viaje de mi vida, me demostré a mi misma que podía irme a un país que no conocía casi el idioma ni a nadie y me lo pasé genial, fue una experiencia muy gratificante y volví con las ideas mucho más claras sobre qué es lo que quería y mandé a mi "novio" de entonces a la mierda, aunque más tarde descubrí que el me había sustituído por otra durante mi ausencia pero me prometió que volvería para buscarme (en el futuro) porque yo era la mujer de su vida. (Creo que mis entrañas aún se están revolviendo solo de acordarme), en fin, al final esta entrada va a parecer una venganza contra él, jejejeje.
En medio de Tokyo me acordé de lo mucho que me gusta la ciudad, de lo que añoro Barcelona que la dejé por mi novio, porqué él no quería dejar nuestro pueblo y yo no le quería dejar a él y volví a mi antigua vida: la misma gente cada día, el mismo bar cada día, etc. pero no me arrepiento, sigo enamorada aún después de casi 8 años juntos, cuando sonríe aún me da un vuelco el corazón y sigo buscando el contacto de su mano cada noche.
Me fui de viaje con el corazón un poco intranquilo. Tenía miedo a que una vez allí me diera cuenta que mi vida era demasiado aburrida y temí que ese viaje fuera tan clarividente como mi viaje en Canadá. Pero no, aunque no añoré a nadie en Japón , tampoco tuve la sensación de perder el tiempo. Volví y sigo aquí con mi vida super rutinaria, pero en el fondo feliz.
¿Alguna vez habeis expirementado algo similar? ¿De repente se os han abiertos lo ojos ante vuestra vida?

6 comentarios:

Orleans dijo...

Dios,Canadá!Tú sí que sabes!
Por otra parte,creo que muchas veces nos resignamos a vivir una vida que parece no correspondernos,pero es que en el fondo el ser humano es así,siempre añora lo que no tiene y quiere mandar a la porra todo aquello que con el tiempo le cansa.
La rutina no tiene encanto,por eso prefiero llamarlo cotidianidad.
Sé feliz.Saludines.

Daenyel dijo...

A cada momento.
Pero espero que aun se me abran más los ojos después del viaje a Cambridge.

Flapy dijo...

Yo soy de esos tan bobos al que solo se le abren los ojos en el momento de recibir la hostia (disculpa el mal vocabulario, pero asi es mas grafico).

Eso si, despues del bofeton, aprendo. Sean cuales sean las ciscunstancias en las que lo recibo.

Ingrid dijo...

Orleans: jejeje es verdad las personas a veces soñamos con una vida "mejor" y no sabemos apreciar lo que vivimos cada día. (tendré que irme a la India a ver si aprendo un poco)

daenyel: Espero que tu viaje a Cambridge te abra muchas puertas (personales como profesionales) te deseo mucha suerte

flapy: pareces una persona-esponja, es decir, que estás aprendiendo siempre. Chico, con el mundo que has visto a ver si estamos un poco más alerta, no? jejeje. Aunque no parece que recibas muchas "hostias" con el buen rollo que desprendes.

gracias, gracias, gracias de verdad a todos los que comentáis

ivisca dijo...

A mi me abrió los ojos mi novio, con sólo amándome.
Quería una vida llena de sorpresas, viajes e independéncia. Pero conocí a mi actual compañero que es la persona más rutinaria que conozco en éste mundo (te digo que hasta quiere comer lo mismo cada día!!!), y yo me adapté sin ningún problema a sus rutinas. Ahora para mi es suficiente sentirme amada. Gané en seguridad, comodidad y estabilidad emocional. Aunque a veces hecho de menos los grandes proyectos, me hace feliz también las pequeñas cosas de nuestra vida, simple pero gratificante.

Ingrid dijo...

Ivisca: ya sabes que tu historia de amor la encuentro super romántica. Creo que las infinidad de series americanas que nos tragábamos cada día nos indujo a soñar en ser super mujeres, jejejeje. Cómo te echo de menos. Molts petooons