14 de julio de 2007

Mas curiosidades sobre Japón






Esta és mi amiga Susana que me alojó en su casa. En la foto también aparace su hijo pequeño Daigo haciendo una mueca





Vuelvo estar aquí y sigo con lo mismo de la entrada anterior. Bueno allí va:

1) Los chicos japoneses jóvenes"modernos" son como clones: todos parecen a Bon Jovi pero con traje. Mi amiga Susana me contó que era la moda: pelo largo pero a lo manga con mechas rubias o castañas. En Shinjuku vimos a un grupo que intentaba ligar con chicas. El objetivo: ellas estan con un chico guapo durante un rato y a cambio ellas le pagan las bebidas, etc. Un tipo gigoló-acompañante.

2) Según Susana (ella vivió un año entero en Tokyo hace un año, ahora ha vuelto) hace 10 años los japoneses siempre estaban leyendo dentro del tren o del metro y tapaban las cubiertas de los libros con papales bonitos para que la gente no supiera qué estaban leyendo. Ahora ya no leen, ahora están con el móbil (aunque dentro los trenes y metro están prohibido) jugando o chateando, quién sabe y sobre la pantalla del móvil pegan unas pegatinas que por efecto óptico las personas de al lado no pueden ver qué aparece en la pantalla.


3)Tiene un poco de obsesión con la forma de los ojos de los occidentales, me fijé que las modelos de maquillaje, moda, etc eran chicas con los ojos parecidos a los nuestros, ¡¡con lo bonitos que tiene los ojos!!


4) Me pareció que los abueletes y abelitas están tan ricamente ocupados o: limpiando los templos, una vez estos se cierran, cuidando de los jardines de los parques, templos, etc o (para mi lo más gracioso) vigilar las entradas y salidas de las obras armados con un chaleco reflectante y con un "sable luminoso" que me recordó a las espadas jedis de Star Wars. Las obras están tapadas por unas mamparas blancas que evitan que nadie entre, que el polvo no se desparrame por la calle y mantienen el orden tan apreciado. Así que esos abueletes creo que lo que están haciendo es cumplir un sueño y parecer a un jedi a lo moderno con la excusa de que tiene que controlar algo que ya de por sí está controlado.


5) En Ginza vi a un montón de chicas solas en las cafeterías, todas monísismas (qué rabiaaa), pero eso sí, con el móvil en la mano supongo que enviando sms o conectadas a internet, ni idea, pero fué raro entrar en una cafeteria (con jazz d efondo para variar) y ver casi todas las mesas ocupadas por chicas solas. Susna me contó que es difícil quedar con los amigos ya que los horaraios de trabajo son maratonianos. Apunte: pero que guapas son todas las japonesas

6) Entré en una de mil tiendas de cosméticos, champúes, medias, etc que hay esparcidas en todo Tokyo y me animé a comprar una sombra de ojos de la marca Shiseido ya que en España es cara y allí estaba tirada de precio. Había un montón de colores a elegir y cómo no me decidía mi amiga-guia y traductora Susana preguntó a la dependienta qué color podría comprar. Ella nos indicó que los marrones eran los indicados, pero vi unos rosas que me gustaron y ella se negó porqué eren colores para la primavera y como estábamos en otoño tenía que comprar colores otoñales. Nada que al final, m rendí porqué la chica sin perder la amabilidad y sin dejar de sonreir siguó con la misma canción: ahora solo son adecuados los colores de otoño y salí con las sombras marrones.






5 comentarios:

Núria dijo...

Muy interesante todo aunque yo me he fijado en dos cosas especialmente, jeje: los productos Shiseido son más baratos (cierto, en España son carísimos!)y el niño de tu amiga Susana es muy guapo (su marido es japonés , verdad?).
Saludos!!

Orleans dijo...

Con respecto al punto 4,decirte que por lo menos los ancianos hacen algo de provecho aunque lo flipen con esos tuendos,no como aquí,que se ponen a fisgonear las obras de brazos cruzados y rajando sobre el trabajo de los albañiles.
Con respecto al punto 5,decirte que no tienes nada que envidiarle a las japonesas,muchacha!
En referencia al último punto te diré que la cultura nipona ha evolucionado gracias a su tenacidad...qué insistentes son!Si quieres rosa primaveral,por qué marrón?ay,dios,anda que no iba a montar yo pollos con las dependientas..jejeje

Ingrid dijo...

Núria: txi, su marido es japonés y los niños son preciosos. Este es el más payaso. Y si te gusta el maquillaje te vas a volver loca.

Orleans:lo de los abuletes es genial, son útiles y no parecen un estorbo. Si vieras la piel de las mujeres... parecen de porcelana, además están todas super delgadas (pero caminan con las piernas torcidas, eso sí, jijiji)

Besos a las dos y gracias por comentarrr

Orleans dijo...

Jajajajaja,Ingrid,me consta eso de las pieles de porcelana, y aunque no sea japonesa sino filipina Doña Isabelita Preysler es el vivo ejemplo de ello...en su caso un pelín de botox y bisturí,¿tal vez?

JoCkEy dijo...

A mi me paso algo similar a lo que te paso a ti con los cosmeticos, pero era con una bebida, entre sonrisas me decia que no me la podia vender porque no era la temporada para comprarlo, me dejo con una cara de OMFG! que aun debe tener pesadillas conmigo el pobre vendedor xD

Un saludO!