17 de junio de 2009

EL VERANO YA ESTÁ AQUÍ


Vivir en un pequeño pueblo costero es un coñazo. En invierno aquí la menda se aburre , a partir de las 6 de la tarde no hay nadie por las calles y durante el mediodía tampoco, solo hay los hombres alfa de cada casa jugando a las cartas.
En verano la situación cambia radicalmente, se pasa de la mayor tranquilidad soporífera del mundo al caos circulatorio, a las colas en la panadería, en el quiosco, en el super ni os cuento, la playa abarrotada, ciclistas jubilados con sus cabezas rubias y/o blancas que son un estorbo, son como una plaga, al igual que los caracoles salen con la lluvia, los guiris en bicicleta salen con los primeros rayos de sol. Se las traen colgadas detrás de sus caravanas, plantan su casa móvil en el camping y ala! A correr por las carreteras.

Ah! Los campings… seguro que más de uno tienen buenos recuerdos de ellos, la gente asocia camping con vacaciones, pues yo lo asocio con trabajo. Sí, eso de vivir en un pueblo de costa rodeado de campings es lo que tiene, empiezas a tener edad para trabajar y te pasas todo el verano echando horas al servicio de los guiris. Dicen que se liga mucho en los campings, no se, será verdad, pero para los campistas, los currantes deseamos acabar la jornada para irnos a beber y fumar porros a la playa lejos de los rubiales con olor a coco y reírnos un poco de ellos. Puede que los trabajadores que venían de otras zonas de España y dormían en el mismo camping ligaran más, pero los nativos de la zona no nos daban alojamiento y los padres tampoco les hacía mucha gracias que cada noche durmiésemos en el camping. Y pasados los años ves que era mejor no quedarse allí, ya que en el guetto de personal las envidias y robos de novi@s era el tema de cada día.
En el camping donde trabajé de adolescente viví situaciones curiosas, allí nos juntábamos gente de toda España y algún guiri con ganas de aprender el español. Surgían discusiones sobre catalán-español-euskera pero esto ya merece otra entrada.

4 comentarios:

Jac dijo...

la verdad es que yo me aburro en cuanto paso 15 días en el pueblo lejos de la ciudad...
y los camping, pues... nunca ha sido mi idea de vacaciones, ducharse en duchas comunitarias, vivir en la calle con insectos, vecinos ruidosos, niños, gente con mangueras...
donde esté un hotelito y una buena ciudad con sus rascacielos, luces, cines y centros comerciales...

Kenneth dijo...

Que urbanitas... todo el mundo desea lo que no tiene.

Pampanitos Verdes dijo...

Me encanta la primera frase :D

Siempre he dicho que lo peor que tiene el buen tiempo es la gente. Gente, gente y más gente por todas partes. Un rollo.

kpa dijo...

es que a la playa no se puede ir a trabajar... ja ja , y si te toca vivir en un costero... mejor vivir la vida padre...
aunque ya se la rutina cansa.....
bueno llevalo como mejor puedas